El Ejecutivo Surfista 2 Capítulo 12 parte II

Aqui está la segunda parte del capitulo 12. Este marca un hito en la historia, cerrará algunos ciclos y abre paso a lo que todos estamos buscando, la esencia de las lecciones en el camino a la iluminacion y la presencia de nuevo de Frank Skylar para seguir avanzando en El Ciclo del Héroe de Jose Angel, Alexia, Jumali y Vanessa. Lo escribi en parte en mi último viaje a El Salvador, algunas de las fotos son las que tomé durante el viaje por la Carretera de Las Flores, la carretera del Pacifico y mi estadía en Casa del Mar.  Espero les guste.

El Ejecutivo Surfista está disponible en Venezuela, la editorial Cognitio estará lanzandolo a nivel mundial muy pronto. Espere grandes noticias acerca de este proyecto. La conclusión de éste volúmen estará lista para Junio del 2013. Toma lugar en España, específicamente la costa vasca y luego a una ola que ofrece el mayor desafío de Europa. Estoy planificando un viaje a Mundaka siguiendo la historia para ser fiel a la descripcion de la legendaria ola y aprovecharé para surfearla. Gracias a todos por su apoyo y comentarios, estoy a sus ordenes para cualquier pregunta.

CAPITULO 12.2: LA RUEDA GIRA

“Peligro. Todas las estructuras son inestables.”

(Señal colocada en frente de la Villa de Skylar colapsada por la explosión)

mizata

Salieron de Copan Ruinas al mediodía, la carretera se abrió hacia esa zona de valles y volcanes que marca el punto donde los continentes se separan y expanden, indicándonos que nada es eterno, hasta el mundo que habitamos está en constante expansión. Cruzaron la frontera de El Salvador por el noreste para seguir  por la Carretera de las Flores para finalmente tomar la vía que lleva al Océano Pacifico.

El Océano Pacifico se abrió como un inmenso portal de energía y palpitación. Como siempre, era una vista que dejaba claro eso de que el Pacifico no tiene memoria. Aquí se podía comenzar de nuevo en cada instante. La carretera arropaba el inmenso pacifico desde las colinas de la cordillera costera. Amplios paisajes de aguas azules deban paso a puntas de derecha magnificas, produciendo olas interminables en lugares como Mizata, El Zonte y la famosa derecha del kilómetro 59. Lugares que tentaban a pararse en la carretera y surfear hasta el atardecer. Olas perfectas, bondadosas, sin multitudes, ni tribus de surfistas compitiendo por los sets.

Jose Angel absorbió la imagen y siguió acelerando la Range Rover por la sinuosa carretera, atravesando los túneles kamikaze sin iluminación que atraviesan la montaña sabiendo que pronto correría las mejores olas en El Sunzal, así podría dar un muy feliz término a esta travesía. La emoción de tener un plan perfecto hacía surgir la adrenalina. Le presentaría Jumali a Skylar para que éste completara el proceso de coaching que había comenzado. Aprovecharía el tiempo allí para reconectar con Skylar y preparar la presentación para recuperar su mejor cliente. Cobraría el resto de sus honorarios, reservaría una suite en Casa del Mar y pasaría la siguiente semana con Alexia, surfeando y disfrutando del placer de vivir,  todo pagado por Jumali Fine Arts. Pura  Vida!

MIZATA

Habían recorrido 600 Kilometros y ya se empezaban a acercarse al sector que compone La Punta de El Sunzal.  El área vibra con sabor latino y un feeling bohemio, de libertad para expresarse de diferentes formas. Surfistas cruzando la carretera en busca de olas, sonrisas en las caras de los locales y ese calor humano que invitaba a quedarse y ser parte del ambiente. Jose Angel conocía muy bien esa vibra, característica de destinos importantes de surfing. Montañita en El Salvador, Kuta en Bali, Chicama en Perú, El Yaque en Margarita, la vibra generada por viajeros que solo desean conectarse con los elementos produce enclaves de bohemia donde lo ejecutivo se desintegra y lo surfista toma posesión.  

Al acercarse a El Sunzal, el tráfico se detuvo, un punto de chequeo policial no encajaba en este cuadro. El grupo de soldados ataviados en uniformes no convencionales detenían y revisaban cada vehículo. Al ver la Range Rover con las tablas en el techo, señalizaron a Jose Angel para detenerse a la derecha a la orilla del camino. Era la última curva antes de entrar a el Sunzal. Muy cerca de la casa de Skylar según Google Maps.

“Ciudadano, hacia donde se dirige?” Preguntó el mal encarado funcionario. Su atuendo lo identificaba como un oficial de bajo rango, vestido con una franela roja, chaleco, pantalones camuflaje y un rifle AK47 colgado de su hombro derecho enviando una señal de intimidación y violencia que hacía muchos años las personas de la región habían aprendido a trascender.

El hombre buscaba algo. Sus ojos penetrantes observaban cada gesto, cada movimiento buscando algún elemento de sospecha.

“Buenas tardes, vamos a Casa de Cortez, conozco al dueño. Vacaciones.” Respondió Jose Angel ásperamente, mientras bajaba el vidrio y se quitaba sus lentes oscuros.

“Papeles! Bajen del Vehiculo!” El guardia los apuntó con el AK 47, hizo un gesto a otros funcionarios que rápidamente los rodearon. El caos se apoderó del momento, la violencia con la que los soldados rodearon la camioneta y bajaron a Jose Angel y Alexia del vehículo fue algo que ninguno esperó. Jose Angel trabajó duro para mantener el enfoque y pensar claramente. Solo tenía que esperar y permitirse el momento para que los mercenarios que los tenían rodeados verificasen que ellos no eran quienes estaban buscando. Pero la realidad era otra. La rueda comenzaba a girar.

“A ver, a ver, revisen el vehículo!” La opacidad de la confusión comenzaba a perder el poco control que quedaba.

El guardia de franela roja fue el primero en arrebatarle el bolso a Jose Angel y revisar violentamente su contenido. Revisó el sobre de Fedex, el Ipod,  descartó el dibujo del pirata, y luego saco el documento más pesado. La propuesta de GP Computers International. Lo miró con detenimiento y sonrió como si se  hubiese sacado la lotto.

“Decomisado!”

“Como?! Qué te pasa, eso es propiedad privada! No puedes hacer eso.” dijo Jose Angel en tono de desafío.

“Este documento queda decomisado por el comando de defensa estratégica de las Fuerzas Bolivarianas Revolucionarias de El Salvador.” El guardia lo apuntó con el rifle.

Los otros soldados hicieron lo mismo, esperando órdenes de su comandante – éste solo le hizo un ultimátum de advertencia en cinco palabras.

“Cinco y no te veo!” Gritó de forma amenazante.

Era el mensaje que faltaba, cinco segundos para desaparecer.

Jose Angel le hizo un gesto a Alexia, la cual comprendió telepáticamente. Se montaron en la Range y aceleró por la carretera, a unos 200 metros escucharon las ráfagas de AK 47  como advertencia de no regresar.

Al bordear la colina pudieron ver la razón de la emboscada A lo lejos se veía la La Villa de Frank Skylar o lo que quedaba de ella. El humo de la explosión del día anterior disipándose con la brisa como una niebla premonitoria sobre las vigas y escombros de la famosa casa.  Jose Angel siguió de largo totalmente confundido.

La rueda había girado.

No se quiso arriesgar deteniéndose tan cerca del encuentro con los mercenarios y siguió avanzando hasta la playa de El Tunco, introduciéndose por una vía secundaria de tierra que lleva directo a la playa frente a la ola conocida como La Bocana. Estacionó la camioneta asegurando que estuviese fuera de la vista de la carretera principal. Tomó un momento para recuperar centro y analizar la situación. Lo importante era averiguar dónde estaba El Ejecutivo Surfista.

Caminaron por la playa hacia la punta. Sabían que allí podría descubrir que fue lo que había sucedido. El Tunco es el sector bohemio de restaurantes y bares coincide con uno de los sectores más bellos de El Salvador para ver un atardecer en el Pacífico.

El Tunco

El sol ya comenzaba a transitar hacia el poniente marcando el comienzo del glass de la tarde. Condiciones óptimas para surfear olas carentes de viento, produciendo una textura sedosa, ideal para fusionarse con la ola.

Jose Angel buscó la Gerry Lopez, Alexia tomó su tablet y el bolso. Al caminar por la playa se convirtieron en otra pareja de aventureros que venían a disfrutar del enclave turístico. Llegaron a Casa de Mar, una posada de lujo que sirve al jet set surfista del mundo; desde su terraza tenían la mejor vista de la famosa ola.

El Sunzal es para el surfista una de las 7 maravillas del mundo. No es casual que John Milius el famoso director de Hollywood la haya seleccionado para representar a la Malibú de los años 60 en su película Big Wednesday. La derecha era una ola noble, y en el sol de la tarde invitaba a sesiones interminables de fluidez con los elementos.

Sin duda alguna que esta era una ola de clase mundial.  Indagar acerca de lo ocurrido en la villa desde la playa resultaría sospechoso. Mezclarse con la tribu del surfing produciría rapport inmediato, allí estaría alguien que pondría en claro el misterio de la casa de Frank Skylar.

Alexia se instaló en la playa, extendió su toalla sobre la arena, y retiró su top para revelar un diminuto bikini azul que hacia juego con sus ojos. Jose Angel tomo la Gerry Lopez y se introdujo a la inmensidad del océano pacifico.

DSCN3676

Una ola así podía hacer desaparecer cualquier problema. Aclaraba la percepción y permitía atraer soluciones a problemas existentes. Jose Angel inmediatamente lo poseyó la estructura del surfista viajero que tanto atesoraba. Tomó la primera ola, y fue mágica. Una ola fácil de agarrar, pero conteniendo cada gramo de la energía del pacifico, una ola que respiraba cambiando de personalidad a medida que conectaba con las diferentes secciones, cruzó la ola arriba desplegando una estela inmensa mientras realizaba el corte hacia atrás para luego acelerar por la pared acariciando la ola con su mano derecha posicionándose para ser envuelto en el tubo permitiendo que la ola lo soltara de nuevo, magistralmente terminando  la corrida en perfecta sincronización con los tiempos de los sets. Esto era la razón de ser del lema surfista regional: Pura Vida.

La rueda seguía girando.

sUNZAL-OLA-P

Jose Angel reconoció a los locales de la zona. Siempre se podía determinar al observar el grupo de surfistas, quienes dominaban, quienes eran locales, quienes eran visitantes y quienes principiantes. Había que lograr establecer respeto mediante humildad, cortesía y muchísima certeza al agarrar las olas buenas.

“¿Que paso broder?!”  Jose Angel se le acerco a un surfista de 50 años que estaba disfrutando del glass de la tarde en una longboard Donald Takayama amarilla.

“Buenas olas hoy hermano,” contestó el surfer, “Ayer estaba mundial en la mañana, pero mucho policía hoy desde lo de la explosión de la casa. Eso para mí es obra de La Mara.” Dijo refiriéndose al grupo subversivo criminal que opera en la zona.

“¿La casa explotó?” Sondeó socráticamente Jose Angel en tono poco conectado con la realidad para buscar más información. Desde allí se veía los daños de la explosión de la casa, y los restos de la escalera sobre la roca.

“Eso fue ayer broder!¨” continuó el surfista. “Estábamos surfeando con el gringo en la mañana. Con el gato Skylar. Chamo, estaba perfecto! Coronamos la punta en 6 pies y glass aceite. El gringo agarró unas olas y después cuando subió vimos la explosión desde el agua. Boooom! Broder la montaña explotó! Como en las películas.”

“Pero que paso con el gringo, que paso con Frank Skylar?”

“Eso fue lo mejor panita! El broder salió disparado en lancha. Hubo plomo parejo! Después de eso, no lo volvimos a ver por acá. Y esta mañana la vaina estaba full de policías. Sabes?” Agregó el experimentado surfista. “A veces la vida apesta, por eso es que surfeo!” y riéndose como un demente, agarró la siguiente ola.

La rueda no dejaba de girar.

Jose Angel tomó una ola más. La corrió hasta la playa.  Alexia se encontraba parada en la playa haciéndole señas; sus ojos saltando de sus orbitas, en sus manos tenía el sobre de fedex que Jose Angel tenía en su bolso de viaje.

“Cariño mío!!  Mira, tenías la respuesta desde el principio.” Dijo exasperada.

“¿De qué hablas?” Preguntó Jose Angel mientras se sacudía el agua salada.

Alexia se acercó para mostrarle varios documentos. “Esta carta que te envió Frank Skylar dice: Sigue la flecha, solo es un tropiezo en el camino. A veces la vida ejecutiva apesta, por eso es que existe el surfing.”

“Ajá, son vainas de surfista. ¿Pero qué significa?” Agregó Jose Angel acordándose de las palabras del surfista de la Donald Takayama al secarse  con la toalla.

“El dibujo! Míralo, sé que muchos artistas acostumbran esconder símbolos en sus cuadros y grabados. Sigue la flecha. ¿No lo ves?” Insistió la bella consultora de arte.

Pirata-TATO

Jose Angel observó con detenimiento de nuevo, podía ver una X roja, y unas líneas blancas apenas perceptibles sobre el papel.

“Es un mapa!! La X señala el objetivo.” Le insistió Alexia con certeza.

“Claro, un mapa de pirata. Pero donde es?”

“Donde quiera que está tu amigo, aquí dejo la forma de encontrarlo.” José Angel miró de nuevo el cuadro. Por lo que podía percibir era una carta marítima, podía ver algunas coordenadas y latitudes.

“Ahora mira esto.” Alexia sonrió y sacó la tablet Galaxy Note 10.1 del bolso, había realizado su búsqueda por Google Earth y sobrepuesto el mapa del cuadro con un mapa de la costa de Europa. Coincidía exactamente con la Costa Vasca.

“Ahora mira el nombre del lugar donde está la equis. Mundaka.”

2013-01-03 20.26.05

Jose Angel sonrió y exclamó con euforia. “MUNDAKA!!! Eres un genio Alexia. Ahí está clarito, la ola, la iglesia, el mapa. El refugio perfecto de El Ejecutivo Surfista: perfección de ola junto a cultura europea. Esa ola está en la Costa Vasca del norte de España! Para allá tendremos que ir.” Abrazó a Alexia, abierto a seguir la travesía hasta encontrar a Skylar.

Y fue en ese momento, en la tarde de El Salvador cuando hizo aparición sobre el cielo de El Sunzal, resplandeciendo en el sol de la tarde,  El Gran Kahuna. Vanessa Velangie en los controles hizo un pase para luego regresar y acuatizar suavemente frente a la playa de El Tunco. La hidronave se veía más regia que nunca.

La rueda había girado de nuevo y el viaje apenas comenzaba…

big-K-sunzal

Hasta aquí llegamos a un punto medio del segundo libro de la trilogía El Ejecutivo Surfista. Esperen noticias, clips, videos y tweets acerca de como se desenvuelve esta historia al igual que una serie de artículos que estaré posteando en torno a Las lecciones de Vida de El ejecutivo Surfista. El segundo libro estará a la venta en Junio 2013. Gracias por acompañarme en este viaje. Les adelanto que El Ejecutivo Surfista 1 estará presente en la feria del libro en Margarita junto con un bautizo! Los espero allá.

Saludos a todos buena vibra y mucho cariño. Go Surfing. Es tiempo para un cambio Cool:

Si hay una cosa en mi vida que le falta
Es el tiempo que paso solo
Navegar en las aguas cristalinas fresco y luminoso
Hay un montón de esas personas amigables
Mostrandome mi camino por recorrer
Y no quiero volver a perder su fuente de inspiración

Tiempo para
Un cambio cool …
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco
Ahora que mi vida
Es tan pre-arreglado
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco

Bueno, yo nací en el signo del agua
Y es ahí donde me siento mejor de mi
Los albatros y las ballenas
Ellos son mis hermanos
Es un poco un sentimiento especial
Cuando estás en el mar solo
Mirando la luna llena
Como un amante

Tiempo para
Un cambio cool …
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco
Ahora que mi vida
Es tan preestablecido
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco

Bueno, yo nunca he sido romántico
Y a veces no me importa
Sé que puede sonar egoísta
Pero me deja respirar el aire

Si hay una cosa en mi vida que le falta
Es el tiempo que pasan solos
Navegar en las aguas cristalinas fresco y luminoso
Es una especie de especial sentimiento
Cuando estás en el mar solo
Mirando a la luna llena como un amante

Tiempo para
Un cambio cool …
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco
Ahora que mi vida es tan preestablecido
Yo sé que es el momento
Para un cambio fresco

Acerca de fernandocelis

LIFE COACH, Entrenador de Ventas Coroporativo, Conferencista Internacional en areas de Motivación, Iluminación y Liderazgo 2.0. No todo es trabajo, soy un amante del surf, el arte y el disfrute pleno de todo lo bueno que nos ofrece esta vida.
Esta entrada fue publicada en Consciousness Expansion, El Ejecutivo Surfista II -El Arte del camino, Life Coaching y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Ejecutivo Surfista 2 Capítulo 12 parte II

  1. Maria Eugenia dijo:

    Fernando Excelente relato … la rueda siempre gira … la vida siempre avanza es nuestra naturaleza humana siempre crecer !!! felicitaciones !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s