Niveles de Consciencia y surfeando el bajo de chirimena

Ayer publiqué un articulo acerca del Trascender los Niveles de Consciencia  basado en el trabajo del Dr. David Hawkins. Su trabajo gira alrededor del tema de los niveles de consciencia y como, tanto en lo personal y lo colectivo , el ambiente trasciende también con una fuerza vibratoria cónsona con la frecuencia del nivel.

Lo interesante es ver como eso se refleja en el día a día. Observarse, trascender, subir y bajar de niveles es un trabajo que requiere disciplina. Es real. Si miramos nuestro ambiente, noticias y situaciones, veremos cantidades de posibilidades donde el modelo de los niveles de consciencia toma forma.

Recientemente, experimenté lo que es una subida subita de nivel durante una sesion de surfing en el bajo de chirimena. “El Bajo”, cuando se conjuga una marejada de noreste, producto de tormentas tropicales o frentes frios de invierno, cuando el viento amanece ligero en direccion de oeste y el angulo de entrada del swell (marejada) es perfecto, se produce una ola que revienta a unos 100 a 200 metros mar adentro, perfectamente alineada que dispara una pared respetable de 1 a 3 metros, quebrando sobre el arrecife de piedra y coral,  con un color de agua cristalina que va de azul aquamarine, pasando por turquesa, y conectando con un verde esmeralda caribeño. Para mi, respetando la boca del río de Cuyagua, es la mejor ola de toda la costa venezolana.

Durante los 5 años que permanecí lejos de las olas, por trabajo, por geografía, o simplemente porque estaba demasiado ocupado maltripeando y quejándome en lugar vivir y descubrir mi propia pasion, perdí condiciones físicas. Sin embargo, fue muy fácil conectarme de nuevo con la salud y vitalidad que sólo puede dar una buena sesión de surfing. Al año ya estaba corriendo olas, pero con cierta dificultad. Estaba oxidao. A los dos años, estaba cambiando mi veija tabla 9.2 Ricky Carrol Longboard por una 9.2 Donald Takayama Nose Rider. Pensaba que si iba a volver a surfear duro, lo iba hacer en serio.

Aún con condiciones fortalecidas, estaba todavía enganchado con el temor. Agarraba la ola pero no sin antes sentir una elevación de miedo, o terror justo antes del momento crítico en la parte mas elevada, justo antes de levantarte. Es que en ese bajo si miras directamente hacia abajo cuando estás remando a agarrar una ola, ves claramente el fondo de piedra, coral y erizos, a donde irías a parar si te caes.

El sabado, 29 de Octubre, entró un swell, el primero de la temporada. Llegé temprano, saludé a Alfredo, a.k.a Ñemo, del restaurant que queda ahí en la playa, frente a la placita. (Ñemo, surfeaba con nosotros en los 70, y  chirimena todavia sigue manteniendo esa magia de pueblo de pescadores autentico),  verifiqué y efectivamente, el bajo estaba encendido.

Caminando hacia el bajo, con Valentin Curbelo,local del pueblo de Chirimena,  hablamos acerca de ese aspecto del miedo en el surfing. Valentín se ha convertido en mi coach personal en materia de surf. Me sorprendí al escucharlo hablar de callar la mente, mantras, el Om Mani Padme Hum.

Callar la mente, “enfocarse en la ola que te vas a coronar”. En su simple y sabia forma de hablar, comprendí algo que no estaba viendo. Hasta ese punto, el afan de volver a surfear, de volver a agarrar las olas, me habia desviado de la verdadera razón que me conecta con este deporte. Se surfea por el simple hecho de compartir un espacio de buen clima, bellos paisajes, buenos amigos, y buena vibra. Los que los Costarricenses llaman “Pura Vida”.

Remé hasta el point, y me quede alli, contemplando el ambiente: Surfistas bromeando, las olas entrando en sets, lo cual daba un espacio de 5 a 7 minutos de paz, flotando y oscilando entre el entrar y salir de la marejada. Al entrar el set, se sentía la energia. Agarré las primeras dos olas durante esa mañana sin pensarlo mucho, sentí que algo estaba mejor. El entrenamiento que comencé hace unos 8 meses,  estaba dando resultado. Todo iba bien, pero nada trascendente, hasta esa tercera ola, que lo cambió todo.

Fue en esa sesión, en esa mañana glass aceite y con una pepa ‘e sol que se hacia sentir que le remé a la tercera ola de un set. Era una ola sólida de unos dos metros y piquito. Al remar, lo hice con una sonrisa. Remé como si la tabla y yo estuviesemos pegados con pega loca. Cero titubeo, cero pensar en enfocarme, remar duro, a un angulo preciso etc. me dejé ir, esto fue totalmente inconsciente, lo puedo observar desde esta perspectiva en el tiempo. Pero en ese momento, estaba fluyendo. Estaba vivendo el resultado de buen Coaching.

Ahora me doy cuenta que, en ese momento de este entrenamiento, subí de nivel de competencia. Pero tambien subí de nivel de consciencia. Porque no puedo ver las olas de otra manera. La conexión es mas intensa y estoy esperando con ansias el proximo swell, que desde esa fecha no ha levantado mas.

Pasa el swiche.

Acerca de fernandocelis

LIFE COACH, Entrenador de Ventas Coroporativo, Conferencista Internacional en areas de Motivación, Iluminación y Liderazgo 2.0. No todo es trabajo, soy un amante del surf, el arte y el disfrute pleno de todo lo bueno que nos ofrece esta vida.
Esta entrada fue publicada en Consciousness Expansion y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s